bebe hipo

Mi bebé tiene mucho hipo, ¿cómo lo alivio?

El hipo es una de las molestias más comunes y molestas, por eso, cuando escuchamos el “hip hip” en nuestro bebé, tratamos de aliviarlo de alguna manera.

Se produce por una repentina contracción del diafragma que empuja el aire en los pulmones, provoca el cierre de las cuerdas vocales y produce un ruido característico. Según algunos estudios, el 80 % de los bebés recién nacidos llegan a experimentarlo. Tiende a desaparecer tan repentinamente como aparece.

 

¿Qué provoca hipo en los bebés?

La indigestión o el estómago demasiado lleno pueden causar la comprensión del diafragma y, como consecuencia, el hipo del bebé.  También, puede aparecer después de una crisis de llanto, una regurgitación o cuando come demasiado rápido y el niño traga mucho aire.

Remedios caseros para quitar el hipo

  • En lactantes: Suministrarle agua con una cucharita. También puedes ponerlo a mamar durante algunos segundos o darle el biberón.
  • Mayores de 12 meses: Una cucharada de miel o de azúcar lo aliviará. Si no se le quita, repetir el intento tres veces, con intervalos de dos minutos entre uno y otro.

Nunca debes tapar la nariz del niño para obligarlo a retener la respiración. Es muy pequeño, por lo que  se asustará y llorará desconsoladamente… lo que provocará nuevos ataques de hipo.

 

¿Cómo evitarlo?

  • La mamá debe lograr que su hijito succione el pecho correctamente para que no trague aire. Tampoco debe esperar a que tenga mucha hambre, lo más probable es que llore y se desespere.
  • No lo acueste de inmediato. Colóquelo en posición vertical durante quince minutos buscando que expulse los gases. Esto lo ayudará a dormir plácidamente y sin molestias.
  • Los cambios de temperatura son perjudiciales. Desvístalo o cámbielo en lugares cerrados.

Si el hipo dura más de tres horas (tiempo suficiente para que el estómago se vacíe), el niño está inquieto (llora y tiene fiebre), o persiste por más de 24 horas, entonces debes acudir al pediatra, para descartar enfermedades como la otitis, el asma o la bronquitis.