mi-hijo-violento

Problemas en el cole: ¿es mi hijo violento?

La etapa de agresividad es normal en muchos niños pequeños. Este período ocurre en un momento en el que el pequeño está experimentando con su independencia y determinados comportamientos, que incluyen conductas que pueden considerarse agresivas, son parte de la comunicación corporal que van desarrollando.

A continuación te damos algunos datos acerca de estos peculiares comportamientos que pueden tener nuestros pequeños.

 

Aprendiendo a comunicarse

En su desarrollo, los niños pasan por determinadas etapas que ayudan a crear y fortalecer el yo individual de cada pequeño. El período que puede considerarse de “agresividad”, es también un momento importante en el desarrollo de tu niño. Lo normal es que en estos momentos los niños tiendan a morder y golpear un poco, como una forma de imponerse ante los otros y de comunicarse.

Debes saber que a temprana edad a los niños les resulta difícil controlar sus impulsos y es por eso que debes hacerles saber si su conducta es apropiada. Un regaño en el momento en el que tu niño se comporte de manera agresiva le hará saber que lo que hizo es incorrecto.

 

No te preocupes de más

Que tu niño presente una conducta agresiva a ratos no significa que vaya a ser agresivo en el futuro. Sin embargo, sí es importante que pongas un alto a esta conducta en el momento en que la veas para que tu niño no piense que es algo normal. Pequeños castigos como consecuencia de sus actos son una forma apropiada de lidiar con estos pequeños actos. Si tu niño ve que sus acciones traen consecuencias, evitará hacerlo en el futuro.

Es importante que tengas paciencia al tratar con esta situación y que te mantengas firme en tus decisiones. Si lo castigas por algo mal que hizo un día no puedes permitir que se salga con la suya en otro momento. Enséñale a tu hijo cómo lidiar con sus impulsos de otra manera. Si se pone bravo con un amigo y lo muerde, muéstrale que puede resolver el problema hablando.